Encuesta: Los pacientes que toman anticoagulantes sanguíneos necesitan ayuda adicional de sus proveedores de salud

Grupo de seguridad para pacientes hace público datos completos que indican una desconexión entre el conocimiento que se tiene sobre el uso seguro de los anticoagulantes sanguíneos y su uso; Se lanza nuevo programa para ayudar a los pacientes, cuidadores y proveedores a unir brechas

Con embargo para difusión inmediata: Mayo 31 de 2006

Contact: National Consumers League Communications Department media@nclnet.org, 202-835-3323

 

Washington, DC— De acuerdo a nuevos datos dados a conocer por SOS Rx, un proyecto del National Consumers League (Liga Nacional de Consumidores, NCL por sus siglas en inglés), los 4 millones de estadounidenses que toman anticoagulantes sanguíneos con prescripción para prevenir una embolia, formación de coágulos de sangre, u otros eventos serios, enfrentan problemas complejos de salud y – para prevenir eventos que amenazan la vida – necesitan de más ayuda para manejar estos medicamentos volátiles. A pesar de décadas de uso, los anticoagulantes sanguíneos, médicamente necesarios, son drogas desafiantes. Son difíciles de manejar, requieren de monitoreo frecuente por parte del paciente,  y pueden interactuar de forma peligrosa con otros medicamentos, suplementos herbales, vitaminas y comidas. El decirle a los pacientes sobre los peligros del medicamento no es siempre suficiente – o el mejor método. De acuerdo a la encuesta de pacientes, la gran mayoría de los pacientes encuestados han experimentado reacciones adversas a los anticoagulantes sanguíneos, pero alrededor de la mitad admitieron que no han hecho nada para cambiar su conducta.

En representación de la Coalición SOS Rx (Senior Outpatient Medication Safety, en inglés), NCL encargó a Harris Interactive® para que llevara a cabo tres encuestas – para cada uno de los pacientes que tomaban anticoagulantes sanguíneos orales; cuidadores que se ocupan de pacientes que toman estos medicamentos; y los médicos que prescriben los medicamentos con frecuencia. Los resultados en este comunicado provienen sólo de la encuesta de pacientes.

“Los resultados son perturbadores”, afirmó Linda Golodner, Presidente de NCL. “Los consumidores que toman anticoagulantes sanguíneos sin que se involucren de forma directa los proveedores de atención médica están cruzando una línea fina entre beneficios positivos y riesgos de salud que amenazan la vida. Esta nueva investigación debe servir como toque de rebato para que los pacientes se aseguren que reciben la atención y respuestas que necesitan por parte de sus proveedores de atención médica. Esto incluye a médicos, enfermeras, farmacéuticos, y a todas las demás personas que brindan cuidado y tratan a pacientes que toman anticoagulantes sanguíneos”.

Los resultados de la encuesta sugieren que existe una necesidad seria por ofrecer educación a los pacientes y mejorar la comunicación entre aquellos involucrados en la administración de  medicamentos: proveedores de atención médica, cuidadores y los pacientes en sí. El NCL ha creado un nuevo sitio Web, www.mybloodthinner.org, y herramientas que sirven como recursos adicionales para los consumidores, proveedores y cuidadores. Al dirigir a los pacientes y cuidadores a que hagan preguntas claves sobre proveedores, y al instar a los proveedores a que anticipen aquellas preguntas, la Coalición aspira a poder difundir el uso seguro.  

“El Agency for Healthcare Research and Quality aplaude el trabajo de la Coalición SOS Rx en su nueva campaña educativa para pacientes sobre el uso seguro de anticoagulantes orales”, dijo la Directora de AHRQ, Carolyn M. Clancy, M.D. “AHRQ ha subsidiado un número de estudios sobre el uso seguro de warfarina que subrayan la importancia de involucrar a los proveedores de atención médica y a sus pacientes en un esfuerzo por utilizar medicamentos de forma segura. Estamos complacidos de ser parte de esta importante iniciativa de la Coalición SOS Rx”.

Puntos sobresalientes de la encuesta e investigación

Población vulnerable. Para los pacientes que toman coagulantes sanguíneos orales, los problemas serios y múltiples son una amenaza común. El cincuenta y nueve por ciento de los entrevistados  describen que sufren de una salud pobre o media. Muchos sufren de condiciones de salud múltiples (54 por ciento tienen cuatro o más condiciones identificadas) y son usuarios empedernidos del sistema de atención médica. Durante el año pasado, 41 por ciento de los pacientes entrevistados vieron por lo menos a cuatro médicos en adición a su médico regular, y 40 por ciento visitaron una sala de emergencia por lo menos una vez. El entrevistado promedio toma 7 medicamentos con prescripción de forma regular y contínua.

Desconexión en el conocimiento/conductual. A pesar de las percepciones de los pacientes, de comprender generalmente cosas que ellos deben y no deben hacer al tomar un coagulante sanguíneo, la conducta actual puede mejorarse. Mientras que el 80 por ciento de los entrevistados reconocieron la importancia de hablar con su médico o farmacéutico antes de tomar un medicamento sin prescripción o suplemento dietético, menos de la mitad (46 por ciento) dijeron que en realidad lo hacen. Desconexiones similares existen entre el conocer la importancia de recordarle a su farmacéutico que ellos toman un anticoagulante sanguíneo (78 por ciento) y en verdad hacerlo (49 por ciento).

Señales de advertencia ignoradas. A pesar de que la gran mayoría (93 por ciento), de los entrevistados que han estado tomando este tipo de medicamentos, reportaron experimentar alguna clase de reacción adversa a su anticoagulante sanguíneo – tales como moretones, sangrado y mareo – 51 por ciento dijeron que no han hecho nada para alterar su conducta. Más de un tercio (37 por ciento) de aquellos que han experimentado efectos secundarios ni siquiera le informaron a su médico.

Pacientes olvidados. Muchos pacientes encuestados reportaron que los médicos no les recuerdan de las pruebas de laboratorio (28 por ciento) o citas (14 por ciento) y algunas veces fallan en ofrecer retroalimentación sobre los resultados de los exámenes (17 por ciento). A muchos se le deja solos para manejar su tratamiento: cerca de un tercio dijeron que su médico no les ha preguntado si ellos están teniendo problemas (31 por ciento) y se les hace difícil contactar a sus médicos por teléfono (33 por ciento).

Metas de la prueba de sangre: Necesidad de mejorar la comunicación. Se necesitan pruebas de sangre regulares para determinar, exactamente, que dosis de tratamiento necesita una persona. El resultado de la prueba representa el número PT o INR del paciente, el rango deseado que generalmente oscila entre 2 y 3. A pesar de la importancia de este valor de laboratorio, la encuesta muestra que un quinto (21 por ciento) de los entrevistados no estaban seguros cuál debería ser su número PT/INR, y 28 por ciento de aquellos a quiénes se les había dicho lo que debería ser, no estaban seguros cuál fue el número en su última prueba de sangre.

Las oportunidades de educación abundan. Desafortunadamente, los médicos u otros proveedores de atención médica pueden hacer un mejor trabajo ayudando a los pacientes a comprender las reglas que acompañan la prescripción de un anticoagulante sanguíneo. De acuerdo a algunos entrevistados que han estado tomando anticoagulantes orales: los médicos fallaron en instruirles acerca de consideraciones especiales de dieta (21 por ciento); no les explicaron las posibles interacciones con otros medicamentos y suplementos dietéticos (19 por ciento); no les dijeron acerca de los posibles efectos secundarios (17 por ciento); y no les dijeron de qué síntomas deben estar pendientes y cuándo buscar más atención o tratamiento (15 por ciento).

Para obtener datos completos de la encuesta, incluyendo perspectivas de los cuidadores y médicos, así como también de la investigación con sesiones de grupo y antecedentes acerca de anticoagulantes orales, visite www.mybloodthinner.org.

Sobre la encuesta

Harris Interactive realizó encuestas con pacientes, cuidadores y médicos sobre el uso de anticoagulantes orales en nombre del National Consumers League (Liga Nacional de Consumidores). Las tres encuestas, en su totalidad, se realizaron en línea dentro de los Estados Unidos. Para las encuestas de los pacientes, 426 adultos de edades de 30 años y más que toman anticoagulantes orales por lo menos 30 días, completaron la encuesta del 4 al 15 de abril de 2005. Para la encuesta de los cuidadores, 109 adultos de 30 años de edad o más que han estado cuidando a una persona que toma anticoagulantes orales por lo menos 30 días, completaron la encuesta del 19 al 26 de mayo de 2005. Finalmente, para la encuesta de los médicos, 101 proveedores de atención primaria y especialistas cardiovasculares que están tratando a por lo menos 5 pacientes que han estado tomando anticoagulantes orales, completaron la encuesta del 11 al 18 de agosto de 2005. Los entrevistados de las tres encuestas, en su totalidad, eran del panel multimillonario e interactivo de entrevistados en línea de Harris Interactive (HPOL, por sus siglas en inglés). Los datos de las tres encuestas, en su totalidad, no se pesaron y por lo tanto, son sólo representativos de aquellos pacientes, cuidadores, proveedores de atención primaria y especialistas cardiovasculares entrevistados. NCL agradece a AstraZeneca por la subvención educacional y sin restricciones que permitió que la encuesta  fuera posible.

Sobre la Coalición SOS Rx

SOS Rx (www.sosrx.org) es una coalición de colaboración, convocada por la National Consumers League (Liga Nacional de Consumidores), con el apoyo de Express Scripts (ESRX, por sus siglas en inglés) como patrocinador fundador. La Coalición se dedica a promover la medicación segura de los pacientes externos. Con más de 80 organizaciones participantes, nuestra voz es nacional, nuestras acciones basadas en evidencia y nuestro enfoque inicial en los ciudadanos de edad avanzada.

* Source: National Institutes of Health, Jan. 2005

###

Copyright 2006 SOS Rx